lunes, 16 de mayo de 2011

Me gustas.

Me gustas, siempre lo has hecho. Me gusta que vengas a molestarme y a hacerme cosquillas. Me gusta que siempre que veamos una película  sea en nuestro sofá y tumbados los dos. Me gusta que me hagas caricias en la mano y que lentamente entren tus dedos entre los huecos de los míos. Me gusta que me roces disimuladamente una vez, y que lo vuelvas a hacer tantas veces para que te termine rozando yo. Me gusta que cuando te hago caricias sonrías. Me gusta que te quedes el último todos los días conmigo. Me gusta que todos los días me acerques a casa y que pongas caras raras para despedirte. Pero no me gusta que me digas que tienes sueño, que no me haces masajes porque estás cansado, que me ignores, que estés hablando con ella aunque sea nuestra mejor amiga. Porque así, sufro, no sé porqué pero sufro; ah sí, porque me gustas... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario