miércoles, 6 de abril de 2011

Caprichos, simples caprichos.

Exactamente hoy hacen 3 años, 4 meses  y 20 días; y tengo la misma sensación, la sensación de ser una puñetera niña caprichosa. ¿Quién no ha querido alguna vez con mucho deseo un juguete, que habiendo pasado varios días se ha quedado en un rincón de la casa sin que nadie le hiciese caso? Pues es la misma situación, solo que no hay juguetes, sino personas. Me jode ser así y lo que es peor, joder a los demás. Me jode hacer ilusiones a la gente sin que de verdad la tengan. Y me jode tener una clase de relación con ciertas personas a solas, y delante de la gente avergonzarme de ellos. Me jode no sentir lo mismo. Todo eso me jode simplemente por él. Él, que no se que tiene, pero me encanta; Me encanta que venga a buscarme con el coche a mi casa porque llueva o simplemente para que no vaya andando. Me encanta que me lleve a casa. Me encanta que me jinche o simplemente me haga cosquillas poniendo voz de mariquita y gritándome ¡“tonta”!. Me gustan sus masajes, y que me los haga él. Me gustan sus “mic-mic”, su sonrisa tan grande, su pelo en el pecho y en el ombligo, me gustan sus rizos, su cresta, y me gusta tocarle el pelo y peinarle pasándole los dedos. Me gusta que la gente rumoree sobre nosotros y piense que estamos juntos. Me gusta contarle todo, y me gusta todo, porque ME GUSTA ÉL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario