jueves, 31 de marzo de 2011

¿Quién no se ha tumbado alguna vez en la cama, solamente para pensar?


¿Quién no se ha tumbado alguna vez en la cama, solamente para pensar? Así, sin más. Sin necesitar ningún motivo en especial, simplemente porque te apetece. Sin música, sin ruidos. Absolutamente en silencio, que solo se escuche el eco de tus pensamientos. Mirando fijamente al techo. Casi se podría decir que sueñas despierta, recuerdas, vives los recuerdos, te transportas a ellos, los sientes. Y vives cada imagen que pasa por tu mente, la vives como si fuera real, casi como si pudieras tocarla...

Me gusta actuar sin pensar en las consecuencias.


Puede que un día tenga mil sonrisas para repartir, y otro en cambio no tenga ganas de nada. Quiero a muchas personas, y odio a otras tantas. Para unos seré demasiado perfecta y para otros tendré demasiados defectos. Para unos seré la mejor amiga, y otros no me querrán ni ver. Tengo muchas cosas buenas, pero también muchas malas. Me gusta contarle mis secretos a la gente en la que confío y que esa gente confíe en mi. Me gusta picar, pero no que me piquen. Me gusta reír y hacer reír. Me gustan los pequeños detalles y los grandes momentos. Me gusta recordar buenos momentos. Me gustan las tardes en Tuenti, aunque otros días prefiera estar en la calle haciendo el gilipollas. Me gusta saltarme las reglas y no seguir una misma rutina. Me gusta aprender de mis errores, que no son pocos. A veces puedo ser muy tímida, otras en cambio puedo ser la más lanzada. Odio los lunes y me encantan los sábados. Tengo muy poca confianza en mí misma y demasiada en los demás. Puedo ser tan encantadora por las mañanas, como por las tardes, pero depende del pie con el que me levante cada mañana. Tengo miradas que matan y sonrisas que emboban. Para mi es blanco o negro, el gris no existe. O te quiero o te odio. O me da igual o todo me afecta. O algo me gusta o no puedo ni verlo. Hago lo que quiero y cuando quiero. Tengo por costumbre soñar despierta todas las noches. Soy de las que piensa que los sábados son para emborracharse y disfrutar, y que los domingos son para los arrepentimientos. Soy de las que prefiere un beso sincero que mil "te quiero" fingidos. Soy muy orgullosa y me callo muchas cosas que me gustaría decir. Tengo mis más y mis menos. Odio que me hagan callar. Me encanta hacer locuras. Me tengo que caer 100 veces, sino no aprendo.

Mi verano; mi 2010

Todo surgió sin pensar, ni yo misma pensaba que eso sucedería.. Todos equivocados, todos diciendo que de quien menos se lo esperaban había sucedido. Una noche, una fiesta, un gran amigo, unas fotos, unas miradas, un tonteo, unos mordiscos, unas sonrisas, un beso, aquel inolvidable beso, el darnos la vuelta y ver a gente que no debíamos ver, pero tu contestación lo sanó todo, un "no importa". Una madrugada entera contigo, un conocer a mi madre.. :). Un día completamente entero contigo... Un verano contigo, con tus sms, con tus visitas y las mías. Lo bonito, una relación en la que yo era tu bombón y tú eras mi cosita. Con el chico que me provocó tantas ilusiones, que cuando de hoy en día me acuerdo, no paro de sonreír por todo lo que fuimos. Las locuras que hice solamente para verte... Porque por una mirada nuestra, me sale una sonrisa; Lo pasé mal en su momento, pero por otra parte, me alegro tantísimo de que todo hubiese sucedido; NUNCA y recalco la palabra nunca, había estado tan bien con alguien... ¿ Y sabes qué ? Me alegra saber que no te creí en su momento cuando dijistes que seguiríamos siendo amigos :)

:)

Porque no se puede acabar lo que nunca ha empezado.