sábado, 30 de junio de 2012

Abuela.


Hoy hablaré de mi abuela. Mi abuela Leo. A decir verdad, se llama Leoncia, pero nunca la ha gustado ese nombre; a veces, mientras se ríe de esa manera tan peculiar solo suya, con las manos en la tripa y echando una carcajada, dice que se llama Leonor “nombre de princesa”.

En lo que se refiere a sus ojos, tiene unas pupilas verdes cual agua estancada de charca, ya desgastados de tanto ver, y de esas odiosas cataratas que la nublan la vista, y la hacen llorar cada vez que la tienen que operar pensando que se va a quedar ciega. Qué le vamos a hacer, es cabezota, igual que yo; de hecho creo que lo he heredado de ella y de mi padre. Nunca la han gustado los médicos, aunque traten de hacer lo mejor para su salud. Cuando se pone enferma por algún simple catarro se puede tirar varios días en la cama, sin apenas moverse, pero siempre en contra de que vaya algún médico a verla.

Siempre la ha gustado contar muchos cuentos de animales. Son innumerables todos aquellos que desde mi infancia me ha contado, todos con su correspondiente moraleja.

Desde pequeña, lleva teniendo una leve sordera por un constipado mal curado, que con el paso del tiempo  y la vejez va aumentando y no es capaz de curarse ni  probando miles de sonotones de diferentes tiendas especiales para sus oídos.

En el ámbito de criticar, es una de las mayores criticonas que puede existir. Es algo que la fascina. Además, no tiene vergüenza de nada. No le importa que a la gente le pueda sentar mal, si cree que eres feo, te lo dirá a la cara. Es uno de sus mayores defectos.

Cuando sale a la calle, a hacer los recados, siempre pregunta “¿se ha dormido hoy alguien?”. La gusta enterarse de todo al instante.

Nunca la ha gustado que la gente comience a no saber valer por sí misma. A mi abuelo, cuando se pone enfermo no es capaz de ayudarle para nada. Dice que lo hace por su bien, para que no se acostumbre y cada vez sea capaz de realizar menos tareas, pero creo que en ese ámbito, es un poco dura.

A veces, con el tiempo, va teniendo algunos lápsus, y se la olvidan momentos exactos…

A pesar de todo, y de mi infancia corriendo con su zapatilla detrás, la quiero. 




martes, 29 de mayo de 2012

Resumen del curso 2011/2012


Ahora que tengo más tiempo, creo que esto será uno de mis mayores entretenimientos a lo largo de este verano. Lo utilizaré para escribir a modo de diario. Me da igual a quién le guste y a quién no, solo digo que a quien no le guste, que se busque otra cosa que hacer y no leerlo para hacer críticas, simplemente lo hago por placer. El placer que da escribir tus sentimientos, en momentos tristes, alegres, depresivos, o simples días normales; y posteriormente, con otro estado de ánimo distinto volver a leerlo y recordar cómo sufrías esos momentos angustiosos en los que lo único que deseabas era escribir y no saber nada de nadie.

Hoy, mi estado de ánimo se puede considerar bastante bajo, o directamente nulo. ¿El porqué? Es fácil conocerle.

Empecé IIº de bachillerato de la modalidad de ciencias de la salud con bastante pesimismo. Soy pesimista, qué le vamos a hacer. Así si hago algo bien me alegro más que al contrario si pensase que todo me va a salir bien y finalmente me llevase chascos. Bueno, lo que estaba diciendo, que empecé IIº con el ánimo por los suelos, y la situación en la que estaba, con dos asignaturas de Iº arrastrando, pues no me ayudaba para nada.
La verdad, no me encontré perdida en ningún momento excepto en algunas asignaturas que nunca me han gustado. En Iº, lo que me pasó fue que no me encontré, y así acabé

En la 1º evaluación, las cosas seguían sin ir muy bien, tú me dirás, 3 asignaturas suspensas. Pero bueno, fui capaz de recuperarlas. Vale, hasta ahí no vamos mal.
Llega la 2º evaluación, ale, 4, y me doy con un canto en los dientes de que no me quedaron más... Pero claro, tenían que venir los quintos, esos quintos en los que haces de todo menos estudiar y claro, eso pasa factura, recuperar solo una por mi mala cabeza de ni leerme lo que iba a entrar en el examen

Vamos, y ya la 3º y la última. Me fui arrepintiendo de todo lo que decía al principio, y mi pesimismo de repetir. Menudo fraude, estar con gente con la que ni te hablas haciendo de nuevo el curso y espera a que no te quede alguna otra vez. Bueno, definitivamente me quedó solo química, la odiosa química que la llevo arrastrando toda la vida. Y se me ocurrió hacer la recuperación, me salió bastante bien, pero toma, un puñetero 3.5. Claro y yo que no quería hacer la PAEG, pues se lo dije a los profesores, que no estaban nada conformes con esa decisión y decían que me arrepentiría siempre. Quizás lleven razón, pero mi cabezonería no me la quita nadie, y si digo negro, va a ser negro  y punto.

Al fin y al cabo qué, pues con una para septiembre. Y va y me pregunta el de química “¿Pero cómo has sido capaz de quedarte con una?”, tss, como si yo lo hiciese por gusto.

Se lo digo a la gente y sí, que bien porque solo me quede una. Pero, ¿cómo que bien? Es lo peor que he podido hacer. En septiembre vete a buscar plazas para el módulo superior que quieres hacer


lunes, 28 de mayo de 2012

Uno de mis días sentimentales.


Bueno, hoy estoy en uno de estos días sentimentales como expongo en el título de la entrada. Verdaderamente no sé a qué es debido, me va bastante bien y no me quejo de nada, pero, vaya, ¿quién no ha tenido momentos así de vez en cuando?

Si me pongo a pensar, el motivo de estar nostálgica, creo que sí sé a qué es debido:
A perder a la persona que quieres.

Por ahora, va todo bastante bien como para que suceda algo malo, se diría que todo “va sobre ruedas”. Pero vete tú a saber qué pasa mañana, quizás venga la vida y me sorprenda.

Ahora tengo todo lo que siempre he querido tener; desde pequeña él ya me gustaba. Él no es para nada perfecto, es más, puede tener miles de imperfecciones para todo el mundo, solo que yo le veo con buenos ojos, y por eso le tengo como el mejor.

Pero bueno, a lo que iba, que hoy tengo un día sentimental. Creo también que se debe a que esta vez, me estoy enamorando, y esta vez de verdad.

Como he dicho más veces, solo logré enamorarme una vez de alguien, por poco que durase aquella relación. Enamorarse, para mí, es un sentimiento que le defino por llorar pensando en lo que pueda suceder que acorte una relación cuando está bien; Llorar por un futuro sin él.

Y esta vez es lo que me está pasando. Lo he hecho más veces, si. Pero creo que esta vez es la de verdad.

Me da por escuchar música melancólica, fijarme lentamente en las letras de las canciones lentas y suaves que recorren mis oídos y no han sido capaces de penetrarme con tal sutileza y dulzura como lo hacen ahora, e imaginarme todos los momentos representados en esas letras que me ocurren; momentos que vivo con él, porque él, es la base de mi alegría. 


sábado, 28 de abril de 2012

366♥


Hoy, mi regalo, será darte las gracias.


Mucha gente pensará que qué clase de relación tenemos, si al hacer "un año juntos" no nos regalamos cosas. Desde mi punto de vista, he de decir que en una relación no es necesario regalos materiales para darse a entender lo necesarios que son el uno para el otro.

Por eso, mi  único regalo será darte las gracias por ser como eres.

En primer lugar por todos los momentos en los que estamos juntos que por horas que duren, se pasan tan rápido como los segundos. Y por la manera de comprenderme que tienes; por todos esos abrazos cuando me entra la vena sentimental; por tus “no quiero verte llorar”…

Y en segundo lugar, pedirte perdón por los múltiples errores que he cometido. Que por mucho que diga que no los voy a cometer, sigo cayendo.

Y hoy por hoy, prometo quererte.




sábado, 3 de marzo de 2012

309Días:)


Sé que no es una fecha especial, pero, ¿acaso tiene que haber algo especial para que escriba representando los miles de momentos impresionantes que paso a tu lado? No, yo creo que no, es más, me alegro de saber que no hay que fijarse en los días principales para decirse lo más importante dentro de una pareja.

Me encanta estar contigo, es una sensación de felicidad que no consigo encontrarla con ningún otro medio; Estando contigo me divierto más que con nadie, simplemente por el hecho de tenerte a mi lado. Me da igual que estén diez personas alrededor, como si estamos solos, estoy bien contigo.

En todo este tiempo, me he dado cuenta de que aunque no nos digamos todo lo que nos queremos con palabras, lo hacemos con miradas y caricias, y básicamente así lo prefiero, porque sé que son verdaderas. Sabes hacerme feliz, y eso me alegra, porque sé que lo haces de corazón, inconscientemente o no, pero lo haces. Cuando paso por los momentos depresivos en los que se me cae alguna lagrimita por cualquier tonto motivo, ahí estás tú, preocupándote, diciéndome que no me quieres ver llorar, e insistes para que te cuente porqué lloro, y hasta que no te lo cuento no te quedas a gusto. A veces, ni yo sé porqué lo hago.

Quiero darte las gracias por todos estos momentos contigo, te las doy por aquí, porque sabes que a la cara, además de que me entraría la risa, sabes que no puedo. Y también dártelas, por lo bien que te portas, y espero que sean muchos más momentos así de buenos e incluso mejorándolos, aunque sea difícil hacerlo; mi cuqui.

martes, 13 de diciembre de 2011

Respuesta emocional compleja y perturbadora.

Celos: respuesta emocional compleja y perturbadora, que surge cuando una persona percibe una amenaza hacia algo que considera como propio. Comúnmente se denomina así a la sospecha o inquietud ante la posibilidad de que la persona amada nos reste atención en favor de otra.

Es lo que yo siento, más de una vez… Muy a menudo de hecho. Sé que te gusta ver como pongo cara de mala ostia; Sé que te gusta jincharme de esa manera para que me enfade, y a los cinco minutos vuelva a estar tan bien como siempre con poco que me digas y me saques una sonrisa. Pero me jode bastante diría yo, ni con un porcentaje se podría expresar porque superaría el 100%.

El bailar con ella, darla pellizcos y hacerla daño, nuestra amiga, no sé porqué me jode. Sé que llevas razón al decirme un “Pero, ¿Con ella? Es imposible” y que espero que siga siendo la misma la relación que tenéis. Pero desde ahora, aunque me cueste, voy a cambiar las cosas, quizás por estar algo harta de que las cosas sigan así.

“Esto la va a joder”. Me encanta que digas eso, tú, amiga…

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Por todas aquellas ventosas ;)

 Llevaba mucho sin escribir, tal vez por los exámenes, la pereza, de todo un poco…
Pero bueno, ahí va, otra entrada, otro entretenimiento más que he decidido hacer.
Ésta, como muchas de las demás, lógicamente, va sobre mis sentimientos; Parece que no tengo otra clase de vida que ellos, pero son los que me alegran los días, me los deprimen y me cambian los días en resumidas cuentas… Ahí lo dejo:
Esto, por nuestros 7 meses, nuestros siete 29´s. Sé que son pocos, y también sé que es una cosa que no durará para siempre. No soy de las que dice “juntos para siempre”, “ no nos vamos a separar nunca”, ni cosas por el estilo, me parecen ridículas, luego me rio yo de la gente que se quiere más que a su propia vida, y a los tres días lo dejan y ya son un mero recuerdo con respecto a todo lo que fueron. Por mucho que quieras a una persona, no veo conveniente decir esas sandeces, lo veo absurdo; Que sí, que habrá gente que consiga estar mucho tiempo y gente que llegue a casarse, morirse juntos, o cosas parecidas. Pero creo que no llega ni a la mitad de todas esas parejas tan enchochaditas, que no se separan y parecen lapas.  Yo, personalmente, no soy así… Prefiero quedarme corta a pasarme bastante y arrepentirme de ello con el tiempo. Soy de las que normalmente, se nota que están enamoradas, pero de una manera distinta. Escribo su nombre por los márgenes de los cuadernos y me pinto corazoncitos en las manos en clase, pero no me comporto como una VENTOSA. ¡ Que parecéis ventosas, gente encapricháaa !